Venezolanos están a la expectativa ante posible aumento de la gasolina

Últimas noticias venezuela

© REUTERS / Manaure Quintero

CARACAS (Sputnik) — El incremento de la gasolina es necesario, coincidieron más de seis personas entrevistadas por Sputnik en la capital venezolana, pero aseguraron que el precio de cada litro es lo que más les preocupa.

«Sí, de que la tienen que aumentar tienen que hacerlo, a uno le da miedo, porque toca incluir algo más en el presupuesto del mes que a duras penas alcanza para comprar comida, pero no se puede seguir regalando algo que en el mundo cuesta tanto dinero, porque se despilfarra. Espero que anuncien pronto el precio, porque me tienen nerviosa», dijo a Sputnik Romina Torquemada una contadora de 33 años.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, señaló el 27 de mayo que la gasolina que transportan los buques que llegaron recientemente de Irán y de otras naciones, fue pagada en dólares por lo que debe cobrarse.
«Tengo que hacer un comentario (…) porque la gasolina que hemos traído del exterior de Irán y de otros países la hemos pagado con dólar, y mucha gente me propone, y estoy de acuerdo, que la gasolina hay que cobrarla», indicó el jefe de Estado en transmisión del canal estatal Venezolana de Televisión.

En los últimos años el precio del combustible se mantuvo congelado, a pesar de que entre 2016 y 2019 el Banco Central de Venezuela reportó una inflación de más de 53.798.500%.
Por lo que, actualmente surtir un tanque de 80 litros de un camión puede costar varios céntimos de dólar.
Desde que se inició la cuarentena el pasado 16 de marzo, llegó a Caracas el racionamiento del combustible que ya tenía uno dos años en el interior del país, especialmente en estados fronterizos.
Con este racionamiento apareció también en la capital, así como en todo el país, la venta de gasolina de contrabando hasta en cuatro dólares por litro.
Ante este escenario, para Jorge Jiménez, ingeniero en informática de 32 años, el incremento llegará en buen momento.

«Creo que si hubiese pasado antes, es posible que hubiese un descontento en la gente, pero si te dicen que te van a cobrar el litro a un dólar y lo has estado pagando en dos y hasta cuatro, lo aceptarás dócilmente», agregó.

Hasta el momento el nuevo precio de la gasolina no ha sido definido, pero Maduro dijo que está al frente de un equipo especial de consultas nacionales para ver el monto del cobro de la gasolina, «sobre todo después de haber pasado la roncha (dificultad) de estos dos meses donde el Gobierno imperialista de Estados Unidos, logró quitarnos los insumos y la gasolina que venía a Venezuela en barco».
Para Héctor Morales, quien trabaja como residente en un hospital de Caracas, el incremento de la gasolina debe ir acompañado de un aumento salarial.

«Yo digo que lo aumenten, pero que aumenten también el salario, porque a mi me depositan al mes 2.900.000 bolívares (14,5 dólares), y si me aumentan mucho la gasolina tendré que seguir viniendo al trabajo a pie como he hecho todos estos días que estamos sin combustible», aseguró.
El Gobierno venezolano ha responsabilizado a Estados Unidos de la escasez de gasolina que desde hace casi dos años afecta a su país y que se ha incrementado en los últimos dos meses cuando los racionamientos de combustible llegaron por primera vez a Caracas.
La Casa Blanca desde 2017, ha aplicado sanciones a Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), y en 2019 prohibió a cualquier empresa o persona que use el sistema financiero de su país tener contratos con esa compañía.
Esta medida ha complicado la adquisición por parte de PDVSA de repuestos, aditivos para la elaboración de gasolina y la contratación de empresas de servicios, lo que el Gobierno venezolano ha asegura ha traído graves consecuencias.

Esta publicación se publicó originalmente en Sputnik Mundo: noticias de última hora y de actualidad mundial – Ver artículo original

Por favor, siga y nos gusta:
error

Sobre el Autor

Admin
Haber vivido e invertido en Venezuela a tiempo completo durante los últimos ocho años y haber visitado los doce años anteriores. Estudió y siguió de cerca los desarrollos en Venezuela desde 1996.