Santrich está prófugo pero aún cobra su ostentoso sueldo de congresista (Cheque)

Santrich“Jesús Santrich” en La Habana. Foto: Archivo

El caso de Seuxis Paucias Hernández, alias Jesús Santrich, ha desatado un nueva polémica en Colombia a causa del pago que el Congreso de la República debe continuar emitiendo a su nombre por ser miembro de la Cámara de Representantes, aunque desde el 30 de junio no se tenga conocimiento de su paradero exacto, no haya vuelto a asistir a las sesiones legislativas y hoy sea un prófugo de la justicia a punto de ser expulsado del proceso de paz.

Por Jorge Cantillo | Infobae

En efecto, la Cámara de Representantes emitió ayer un cheque por 23.953.584 pesos (USD 7.250) que corresponde a la asignación básica del sueldo de un congresista en Colombia. Este es el segundo pago que se le hace al exjefe guerrillero ya que el mes pasado también se le giró un cheque por $14.773.263 (USD 4.471) como pago por los días que duró como titular de su curul tras salir de prisión en medio de una controversial decisión judicial.

Cheque por 23.953,58 pesos para Seuxis Paucias Hernandez, alias Jesús Santrich

Mientras no se cumpla el trámite de la “silla vacía”, sanción por medio de la cual un congresista -y su partido político- pierde la posición que detenta junto con sus beneficios económicos y de fuero judicial, la ley obliga a que se le siga girando el sueldo al exjefe guerrillero.

El salario de los congresistas colombianos es el más alto de toda la región latinoamericana, llegando a ganar -después del último aumento anunciado por el gobierno a mediados de julio- hasta $32.741.755 (USD 10.288) por concepto de sueldo básico, gastos de representación y una prima de servicios. Esto equivale a 39,5 sueldos mínimos mensuales en el país, el cual está en $828.116 (USD 260). En contraste, parlamentarios de Argentina, por ejemplo, ganan alrededor de unos USD 3.123 brutos y más incentivos alcanzan hasta USD 5.711, poco más de la mitad de lo que ganan los colombianos.

“El tema de la aceptación del pago para el representante ‘Santrich’ tiene que ver con acciones judiciales que se derivan de directrices o de toma de decisiones correspondientes a la Corte Suprema de Justicia, por lo tanto, la dirección administrativa de la Cámara de Representantes se tiene que editar a dichas actuaciones judiciales y legales, y no tomar decisiones a motu propio”, afirmó Carolina Carrillo, directora administrativa de la Cámara de Representantes en diálogo con Blu Radio.

Sin embargo, para reclamar el dinero Santrich debe presentarse personalmente al Congreso de la República, lo cual es improbable debido a que su paradero es desconocido. De acuerdo a las autoridades, estaría en Venezuela protegido por el régimen de Nicolás Maduro.

Hace tan solo dos días el exjefe guerrillero incumplió una citación judicial ante la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) -tribunal creado para juzgar los delitos en el marco del conflicto- a la que tenía que ir a responder por un caso de secuestro en el que se establece la responsabilidad de los máximos jefes de las FARC frente a 8.163 víctimas.

Por esta falta, la JEP abrió oficialmente un incidente de incumplimiento contra Santrich, el cual podría terminar de expulsarlo completamente del proceso de paz y de los beneficios de penas alternativas a los que tiene derecho por firmar el acuerdo que desarmó a la exguerrilla y la convirtió en un partido político.

Cabe destacar que Santrich es considerado prófugo de la justicia y sobre él pesa un orden de captura emitida por la Corte Suprema de Justicia por no haberse presentado ante este alto tribunal para responder por un caso de concierto para delinquir con fines de narcotráfico que se le abrió por estar presuntamente vinculado en el envío de 10 toneladas de cocaína a los Estados Unidos.

Esta publicación se publicó originalmente en LaPatilla.com – Ver artículo original

Por favor, siga y nos gusta:
error

Sobre el Autor

Admin
Haber vivido e invertido en Venezuela a tiempo completo durante los últimos ocho años y haber visitado los doce años anteriores. Estudió y siguió de cerca los desarrollos en Venezuela desde 1996.