Largas filas, caos y ansiedad en Caracas para comprar gasolina

Últimas noticias venezuela

© REUTERS / Manaure Quintero

CARACAS (Sputnik) — Pocos minutos habían pasado de las cinco de la mañana, y las bocinas de los autos ya anunciaban a los residentes de Sebucán, urbanismo del este del área metropolitana de la capital venezolana, lo que muchos esperaban con ansias: se había retomado la venta de combustible, y con ella las largas filas.

Después de casi tres meses de cerrada por escasez, esa estación de servicio volvió a abrir este lunes. Ahora ofrece, por primera vez en su historia, gasolina en dos modalidades decretadas por el Gobierno en un nuevo régimen de venta de combustible: una en dólares y otra con la opción de subsidio para quienes registraran su auto en la plataforma «Patria», web oficial que funciona como especie de censo y espacio de consultas.

📹 Primer día del cobro de gasolina en Venezuela a una tarifa subsidiada de 0,02 céntimos de dólar por litro, para algunos el mecanismo de pago es un poco lento y persiste el desorden.Entrevistamos a uno de los presentes 🇻🇪⛽👉 https://t.co/QIwtoCpTui pic.twitter.com/9jz4G3gIUZ
— Sputnik Mundo (@SputnikMundo) June 1, 2020

Sputnik recorrió al menos seis estaciones de servicio de la capital, y en todas la situación era similar: largas las filas de autos desde primeras horas de la mañana, usuarios confundidos, y presencia militar.
En una de las estaciones cercanas a la sede de la Universidad Bolivariana de Caracas estaban recibiendo únicamente vehículos cuya terminal de placa fuese 1 o 2, de acuerdo con lo establecido por el Gobierno para el día lunes.

«Aquí estamos los que tenemos placas uno y dos. Yo estoy de acuerdo con el aumento, pero todo es un desorden. Espero que sea porque es el primer día, pero lo militares meten a sus amigos y si uno se molestan amenazan con no dejarte echar lo que es una arbitrariedad, porque uno necesita su gasolina», dijo Gerardo Martínez un ingeniero mecánico de 54 años.

Martínez contó a Sputnik que llegó a la estación de servicio a las 5:30 hora local (9:30 GMT) y esta abrió pasadas las 9:00 (13GMT). Cerca de las 11 (15:00) finalmente pudo abastecerse.

​Al concluir la larga fila, los conductores pueden entrar con sus autos a la estación de servicio en la que les esperan con un datáfono en la mano que incluye un capta-huellas.
Esto es algo que nunca se había visto en una estación de servicio en Venezuela, porque hasta febrero los ciudadanos podían comprar combustible con monedas: llenar un tanque de 80 litros costaban céntimos de dólar.
Fase de ensayo
Una de las empleadas asignadas para explicar a los trabajadores de la estación de servicio cómo funciona la operación, y que prefirió no ser identificada, explicó a Sputnik que «la idea es que la huella de la gente quede registrada para la compra de los 120 litros mensuales a precio subsidiado», y «una vez pase esa cantidad tienen que pagar a 0,50 dólares el litro».

La mujer dijo que este lunes arrancó una «fase de ensayo» y los usuarios tendrán 30 días para ir registrando sus autos en la plataforma Patria. «Luego de ese lapso, quienes no se hayan afiliado siempre pagarán a 0,50», señaló.
En la estación de servicio de Las Mercedes, en el este de la capital, seis surtidores venden gasolina en dólares sin terminal de placa y tres subsidiada por el número final de la matrícula.
En los 30 minutos que estuvo allí Sputnik, conociendo los detalles del proceso, se presentaron fallas con los datafonos, pues no conectaban con los bancos o registraron problemas con la batería.
El pago con dólares era un poco más rápido en esa estación de servicio, pero los trabajadores no siempre tenían para dar cambio en divisas, y pocos usuarios disponían de billetes de baja denominación para hacer el pago justo, porque en Venezuela los bancos no distribuyen divisas, solo bolívares la moneda local, que es escasa en efectivo.

En este punto, las filas para pagar la «gasolina a precio premium», es decir a 0,50 dólares por litro, era más larga que la fila para la subsidiada por el Estado.
A las 13:00, un militar les informó que solo podían pasar 15 motos y 15 autos más de la fila «premium», porque ya no había más combustible: «Señores van a entrar 15 de los premium, y de la subsidiada queda como para 20».
Mientras el uniformado -quien se negó a dar su nombre a Sputnik- daba esa información a los usuarios, llegaba a la estación un camión para descargar gasolina. Sputnik le consultó al militar por qué había limite para surtir a pesar de pagar a precio internacional, y este se limitó a decir que eran órdenes. «El resto de la gasolina se venderá mañana», añadió.
Aumento y subsidio
Leonardo Torres, quien trabaja como mensajero de un laboratorio, dijo a Sputnik que pensó que al pagar en precio internacional se agilizaría todo. «Pero estamos igual que cuando no había precio internacional», lamentó, y agregó: «Yo estuve dando vueltas por toda Caracas, Sucre (este), Baruta (este), Chacao (este)… y todas las bombas aún estaban cerradas, y me vine a esta y ahora la van a cerrar».

Las 10 personas consultadas por Sputnik en diversos puntos del área metropolitana de Caracas dijeron estar a favor del aumento del precio de la gasolina.
Sin embargo, algunos señalaron que prefieren que se mantenga el subsidio, pues perciben solo ingreso en bolívares y con el salario mínimo solo podrían echar unos ocho litros de gasolina a 0,50 dólares.
El aumento se anunció el pasado 30 mayo tras la llegada al país de cinco buques cargados con gasolina con la que el Gobierno busca solventar la escasez que, asegura, es provocada por las sanciones de Estados Unidos.

Esta publicación se publicó originalmente en Sputnik Mundo: noticias de última hora y de actualidad mundial – Ver artículo original

Por favor, siga y nos gusta:
error