La miseria agarra fuerza en Venezuela tras cuatro años de hiperinflación – LaPatilla.com

Personas hacen compras en un puesto informal de venta de frutas y verduras,, el 16 de mayo de 2020, en Caracas (Venezuela). Venezuela cumplirá la próxima semana un mes haber puesto en marcha un nuevo mecanismo de control de precios, una medida que, por ahora, ha defraudado las expectativas del Gobierno de Nicolás Maduro, que esperaba el freno de la inflación, y de los analistas económicos, que vaticinaron una severa escasez. EFE/ Rayner Peña

Venezuela registra una crisis económica de proporciones gravísimas, según el análisis que hacen economistas al señalar que se contabilizan 32 meses con la hiperinflación más alta del planeta. “El gobierno de Maduro ha sido una gran fábrica de pobres”. Con esa frase Luis Oliveros, experto financiero, define la situación actual, al señalar que la miseria se ha exacerbado a tal punto, que los precios no han dejado de aumentar, mientras el sueldo en bolívares está sepultado.

Por Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA

José Romero es camillero del Hospital Central. Su sueldo mensual son 2 millones 500 mil bolívares, que representan 8 dólares en el mercado paralelo. Con ese monto puede comprar sólo siete productos de la canasta básica alimentaria, la mayoría carbohidratos como arroz, pasta, caraotas, harina precocida y huevos. Comer carne es un lujo que no se puede dar pues su precio ronda el millón de bolívares. Indicó que en su hogar son cinco personas pero sólo él trabaja.

“Para que me pueda alcanzar, al salir del trabajo, me vengo a vender medias en la avenida Vargas. A veces hago cinco dólares diarios que nos permite medio comer”, confesó.

Romero sólo puede comprar el 10% de la canasta básica alimentaria conformada por 60 productos, que en Barquisimeto tiene un precio de 29 millones 683 mil 300 bolívares, es decir, 100 dólares al cambio.

José Guerra, diputado de la Asamblea Nacional, informó que la inflación acumulada en 12 meses es 4.099 %.. Las cifras reflejan una desaceleración respecto al índice de precios al consumidor de 2019, que fue 264.872,9 %, pero a costa de un impacto negativo en la población.

“La pandemia tienen un efecto de contención de la inflación porque no hay demanda, los precios tienden a estar menos presionados porque no hay la fuerza del consumo dentro de los bienes”. Resalta que la caída del consumo de alimentos ha sido un 30 % este año.

“No hay indicios de que esté acortándose la brecha hiperinflacionaria porque sigue la devaluación del bolívar. Según la canasta alimentaria que publicamos todas las semanas, se refleja un aumento de 4% semanal, eso es muchísimo. La fuerza que estamos viendo de la hiperinflación, actualmente es la devaluación del bolívar sin ninguna duda”, comentó.

El pasado 30 de julio Guerra advirtió que el bolívar se devaluó en tan sólo un día 4,30 % respecto a la tasa de cambio del dólar paralelo, la mayor depreciación en lo que va de año, ubicando el salario mínimo en 1,3 dólares.

El economista José Toro Hardy, informó que el principal factor generador de hiperinflación es que el gobierno sigue financiando el déficit fiscal a través de la creación excesiva de liquidez, respecto a la cantidad de bienes y servicios que se producen.

“Normalmente lo que ocurre es que los bancos centrales del mundo imprimen dinero para financiar el gasto, pero en Venezuela no se imprime, se emiten a través de una computadora. Al crecer la liquidez del poder del público, la presión sobre la inflación es inmensa”, comentó.

El déficit fiscal también se debe a la caída que ha tenido la producción petrolera y al derrumbe de los precios en el mercado internacional por la pandemia. Según la Organización de Países Exportadores de Petróleo, en junio el país produjo 393 mil barriles diarios, retrocediendo 80 años de producción.

Luis Oliveros, economista, indicó que estas consecuencias han provocado la desconfianza en los ciudadanos en las políticas económicas del oficialismo y el rechazo hacia la moneda nacional. “Lamentablemente desde el gobierno no ha habido medidas para contrarrestar la crisis, muy por el contrario, ha afirmado todas las sospechas de la gente, de que no es sano tener bolívares. Ha sido muy ineficaz para controlar la inflación, sus políticas han sido muy mediocres”, enfatizó.

En los últimos años ha avanzado una dolarización “anárquica”, porque se dolarizan los precios, pero no los ingresos. “Es una dolarización de facto, no oficial, sencillamente la gente dejó de confiar en el bolívar”, sentenció Toro Hardy.

Venezuela registra además una contracción económica de siete años consecutivos. “La economía se ha hundido casi 80%, es decir, si en 1913 producíamos 100 productos ahora producimos 20. ¿Cómo se mejoran los sueldos con eso?, a punta de bonos de mentira, que cuando llegan al bolsillo de los venezolanos no alcanzan para nada”, expresó el economista Francisco Faraco.

Asegura que todos estos indicadores colocan país como el más pobre de Latinoamérica, por debajo de Haití. “Si tú pasas de la riqueza a la pobreza en una generación lo que vivimos en un cataclismo económico”, concluyó.

El dólar paralelo va de récord

El dólar paralelo superó ayer la barrera de los 300 mil bolívares, de acuerdo al promedio de la 1 de la tarde, en un salto agigantado en menos de una semana.

Según el sitio web Monitor Dólar Vzla, que sirve de referencia para el marcaje de la moneda estadounidense en el país, cada dólar cuesta 300.627,55 bolívares. En contraparte, el Banco Central de Venezuela (BCV) lo cotiza a 284.003,02 bolívares.

Este nuevo monto deja al salario integral del venezolano, de 800.000 bolívares mensuales (que suma los cestatickets de alimentación) en apenas 2,66 dólares.

Pobreza aumenta con la pandemia

José Guerra, economista, informó que las condiciones del país han hecho que la pobreza vaya en aumento en los últimos años y las perspectivas en lo que resta de 2020 es que la situación no mejore, sobre todo por el impacto colateral que ha tenido la pandemia en la economía, impulsando el cierre de empresas y la pérdida de puestos de trabajo.

“Se han hecho nuevas categorías de pobrezas adaptadas al país, como la pobreza por ingreso que afecta al 96 % de la población. Según la Encuesta Condiciones de Vida (ENCOVI) 79 % vive en pobreza crónica, no puede adquirir la canasta alimentaria. 54% son nuevos pobres, y el 64,8 % del país vive en pobreza estructural, gente que no hay forma de sacarla de la pobreza en lo que reste de su ciclo de vida”, expresó.

Se impone el dólar

Según Ecoanalítica el 56,6% de las transacciones económicas de julio que se hicieron en el país fueron en dólares. Estas distorsiones económicas están provocando una inflación paralela en bolívares. “La gente piensa que hay una inflación en dólares, porque los precios en dólares están subiendo, y en verdad no existe inflación en dólares, lo que pasa es que los empresarios a la hora de vender un producto en divisas toman en cuenta el costo de reposición”, señaló José Toro Hardy.

Esta publicación se publicó originalmente en Página 2 – LaPatilla.com – Ver artículo original

Por favor, siga y nos gusta:
error

Sobre el Autor

Admin
Haber vivido e invertido en Venezuela a tiempo completo durante los últimos ocho años y haber visitado los doce años anteriores. Estudió y siguió de cerca los desarrollos en Venezuela desde 1996.