«La derecha latinoamericana está optando por un camino autoritario»

Últimas noticias venezuela

© AP Photo / Dolores Ochoa

MONTEVIDEO (Sputnik) — La derecha latinoamericana ha tomado un nuevo rumbo y es el camino autoritario, reprimiendo las manifestaciones en Chile y Ecuador e impulsando el golpe de Estado en Bolivia, dijo a Sputnik el excanciller ecuatoriano Ricardo Patiño.

«La derecha regional está optando por un camino autoritario en comparación con años anteriores (…) Parece que se asustó mucho con el triunfo de Alberto Fernández en Argentina, las reacciones populares en Ecuador y Chile, la victoria de la izquierda en las elecciones locales en Colombia y la liberación del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011)», dijo a Sputnik Patiño.

El excanciller consideró que los gobiernos de derecha no logran el apoyo del pueblo y cuando llegan a obtenerlo, como en el caso de Brasil y Argentina, no les va bien porque «no tienen proyecto de futuro».

«El proyecto que tienen es el del pasado. Tienen el proyecto de volver al neoliberalismo, que ha fracasado en todo el mundo. Como la derecha se da cuenta que tener a los medios y a la justicia a su favor no limita la expansión del progresismo, están comenzando a utilizar el golpe de Estado», agregó.
El exministro dijo que es necesario cambiar la formación de los militares y policías, porque muchos de ellos vienen de escuelas conformadas por EEUU.

«Nuestros militares y policías deben estar formados en nuestra región con un espíritu patriótico y no con doctrinas como la de la seguridad nacional, que los hace pensar que aquel que piensa diferente debe ser abolido (…) Si eres presidente y de repente te dice el Ejército que renuncies, es muy difícil que te sostengas a menos que tengas un apoyo popular organizado», agregó.

En Chile, Bolivia y Ecuador se han presentado masivas protestas y algunos actos vandálicos, reprimidos mediante decretos de excepción y despliegues militares, con muertos, heridos y cientos de detenidos.

En el caso de Bolivia, los resultados de los comicios presidenciales del 20 de octubre desencadenaron una oleada de protestas contra la reelección de Evo Morales (2006-2019), acusado por la oposición de fraude electoral.
Ante las violentas protestas y las «recomendaciones» de la Policía y las Fuerzas Armadas, el 10 de noviembre Morales dimitió.
El 12 de noviembre, la senadora opositora Jeanine Áñez, quien entró al palacio presidencial gritando que la Biblia volvía a la sede del Gobierno, asumió la presidencia interina de Bolivia en una sucesión sin acuerdo parlamentario aunque avalada por el Tribunal Constitucional.
Desde su exilio en México, Morales calificó la autoproclamación de Áñez de «golpe artero y nefasto» y «asalto al poder del pueblo».
Ayuda a Bolivia sin Unasur
La comunidad internacional no ha actuado ante la crisis política que vive Bolivia y esto se debe a que los gobernantes de derecha disolvieron la Unasur que es la que podría ayudar a ese país, opinó Patiño.

«La comunidad internacional no ha actuado con respecto a la situación de Bolivia, eso ha pasado porque los gobernantes de derecha han intentado, sin ninguna visión estratégica, destruir a la integración latinoamericana», dijo.

El excanciller puso como ejemplo de la intención de destruir la integración regional el hecho que los gobiernos de derecha han dejado sin efecto la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas).
Unasur hubiera «participado» en Bolivia
Patiño, quien fue canciller entre 2010 y 2016 y ministro de Defensa del Gobierno de Rafael Correa (2007-2017), dijo que cuando organismos como la Unasur estaban en funcionamiento se evitaron varios intentos de golpe de Estado, como el que se realizó en Bolivia en 2008 o en Ecuador en 2010.

«Estas cosas han pasado antes, pero teníamos una integración viva, activa, democrática, lamentablemente han querido destruir eso los propios gobiernos de derecha y aquí está el resultado, no hay quien intervenga», afirmó.

Sostuvo que el único organismo internacional que ha intervenido es la OEA, la cual, a su entender, está «muy desprestigiada».
La Organización de las «Naciones Unidas no sabemos qué ha hecho, no aparece en ninguna cosa; pero si estuviera la Unasur en las condiciones en las que estaba en nuestra época, ya habría inmediatamente participado siempre respetando la soberanía de los pueblos», agregó.
La Unasur, creada en 2007 por los 12 países sudamericanos, está prácticamente desarticulada; en 2018 suspendieron su participación en el bloque Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú.
Derecha boliviana «fascista»
Por otro lado, Patiño dijo a Sputnik que la derecha boliviana se ha convertido en «fascista» y quiere «aniquilar físicamente» a Morales.

«La derecha quiere el exterminio, lamentablemente el racismo, el fascismo en Bolivia lleva a querer liquidar físicamente a las personas, lo están queriendo hacer con Evo, es lo mismo que el fascismo en épocas de Adolf Hitler; ellos creen que como son comunistas o judíos hay que matarlos», consideró Patiño.

Cree que lo que se ve en Bolivia es un golpe de Estado «semi consumado» y afirmó que la situación que enfrenta Morales es mucho peor que la de Correa.

«En el caso de Rafael (Correa) y de algunas personas que tuvimos que salir del país por la persecución política, no se ha producido hechos violentos, pero en el caso de Evo entraron a su casa, hicieron destrozos, han hecho cosas que ya llegan al fascismo en su forma física», dijo Patiño.
Sostuvo que seguramente van a querer impulsar una acción judicial contra Morales, tal como lo hicieron con Correa, una vez que el golpe de Estado se haya consumado.

«Lo que ocurre en Bolivia no es normal: están tratando de posicionar a una persona que, según la Constitución, no podría asumir el cargo de presidenta», indicó.

Sobre el tema agregó que «primero se tiene que aceptar la renuncia del presidente, vicepresidente y de algún otro funcionario para que ella pudiera asumir, eso no ha pasado, esto se parece al tema del opositor Juan Guaidó en Venezuela; se autoproclamó presidenta sin una aprobación».

Es tan «ilegal» lo que está haciendo Áñez que la banda presidencial se la puso el jefe del Ejército, señaló el excanciller.
«Es una evidencia absoluta de que se ha roto completamente con la Constitución y con la legalidad, el pueblo boliviano está manifestando su rechazo, exigiendo que se respete la legalidad y que regrese Evo», agregó.
El Movimiento al Socialismo de Morales completó en la noche del 14 de noviembre, tras un acuerdo con parte de la oposición minoritaria, la retoma del control del parlamento, en el tercer día de gestión del Gobierno de facto de Áñez, quien ha dicho que estará en funciones únicamente hasta que haya nuevas elecciones, las que previó para enero próximo.
La normalización de funciones de la Asamblea Plurinacional de Bolivia (parlamento) supondría un tropiezo para las intenciones de Áñez, reveladas por ella misma, de utilizar decretos supremos, en vez de leyes que debe sancionar el parlamento, para convocar a elecciones generales y recomponer los tribunales electorales nacional y de los nueve departamentos.

Esta publicación se publicó originalmente en Sputnik Mundo – Noticias urgentes y análisis – radio, fotos, vídeos, infografías – Ver artículo original

Por favor, siga y nos gusta:
error

Sobre el Autor

Admin
Haber vivido e invertido en Venezuela a tiempo completo durante los últimos ocho años y haber visitado los doce años anteriores. Estudió y siguió de cerca los desarrollos en Venezuela desde 1996.