Griselda Reyes: ACEP por Venezuela

Nacimos en el momento más duro de nuestra historia contemporánea, dónde la palabra valor y compromiso están vulneradas, la lealtad depende de unas pocas monedas y la fuerza de la palabra se sostiene en un hilo tan delgado que puede romperse con una facilidad asombrosa, la amistad dejó de ser ese amor bonito que nos acompañaba en el retrato de una reunion, compartiendo un café mientras disfrutábamos de un día soleado, nuestra Patria está hoy más golpeada pero no sólo por la clase gobernante, sino por una sociedad que ha dejado de pelear por defender su institucionalidad, para dar paso al canibalismo salvaje, ” Sálvese quien pueda”.

Hay en el país un proyecto político que usa la frase de estructura social como excusa de defensa de los más pobres, cuando en realidad lo que vemos son titanes que imponen una doctrina Maquiavélica, “divide y reinarás”, y lo lograron, nos dividieron, nos pusieron entre buenos y malos, entre supuesta justicia y supuesta verdad, entre patriotas y apátridas, conceptos que jamás habíamos conocido.

Nuestra única división era un Caracas vs Magallanes, o Adecos y Copeyanos, sin rostros de venganza y la única justicia era la de cada 5 años donde una ciudadanía iba a votar por el que considerara más popular, si, no era el más capaz, ni más inteligente, que conociera la tabla de multiplicación del 7 o una suma con decimales, no ese no era el problema, es más, no importaba si era bonito o feo, lo importante era que fuera populacho y tuviera presencia de padrote, era todo lo que se necesitaba.

Pero en ésta Venezuela nació Acción Ciudadana En Positivo -ACEP- con un ideal. Construir un nuevo país, donde busquemos lo mejor de todos nosotros para hacer la mejor suma de todas las variables perfectamente calculada, y de ahí comenzar a construir las bases sólidas de una nueva Nación.
Esa es la razón por la cual estamos recorriendo el país, y nos vamos para el caserío dónde vive mi gente más humilde, vamos a comunidades dónde el agua es un lujo, un día de tres comidas es un evento digno de guardar como un episodio extraordinario, dónde mucha gente que se hace llamar luchador social solo llega hasta la primera casa y se devuelve, pero el comunitty mánager hace su trabajo editando videos sentimentales que hace creer que se la está comiendo, hoy en día el líder tiene que pesar 45 kilos, no importa si habla, lo que realmente importa es que salga bonito en el selfie para el Facebook, mientras nuestra gente espera que le digan como va hacer para comer, pero al contrario, solo dicen frases vacías, que no llegan a ningún lado, la política desde un lado de la balanza la convirtieron en política de redes sociales, en política de aire acondicionado donde deciden quienes son los líderes y quienes son los esclavos, donde más importante es ser amigo del amo, que ser líder del barrio, donde más importante es llevar la maleta del jefe del partido que ayudar al vecino con la consecución de un bienestar y donde es más importante tener más me gusta en una foto que abrazar a la gente en el fervor décima tarde asoleada, así cambiaron las cosas.

ACEP tiene una postura política, dentro de su doctrina de centro, queremos Democracia a toda costa, pero una Democracia con valores y principios, dónde realmente se respete la voluntad de un pueblo y no unos cuantos con más dinero aplasten a otros, que los liderazgos sean comprometidos con los ciudadanos en la persecución del bienestar de todos, y que el ciudadano tenga el poder de elegir con conciencia.

Concebimos la política como el debate de ideas donde la mejor opción que genere más prosperidad a la población sea el indicado de dirigir, y no lo que una maquinaria arrolladora determine el destino de la gente.

Ante la crisis actual que vive el país, exigimos unas Elecciones Generales, donde la gente tenga el poder de decidir por si mismo, donde todos participemos en igualdad de condiciones, con un CNE nuevo, con autoridades creíbles y de respeto, no que nós muestren su arrogancia, sino por el contrario sean abiertos a la hora de atender a todos los sectores del país.

Un nuevo Registro Electoral, donde arranquemos de cero y comencemos con jornadas de inscripción formal, que sea la verdadera manera de depurar el REP, que se haga en un lapso respetable para que todos tengan la oportunidad de inscribirse, queremos condiciones sólidas, el regreso de la tinta indeleble y el absoluto respeto, que los miembros de las juntas electorales regionales y municipales sean elegidos en presencia de los actores interesados del proceso electoral y los miembros de mesas tengan la misma suerte, queremos pulcritud en las auditorías y respeto en los tiempos, que estas elecciones sean determinantes para que los venezolanos tengan la decisión definitiva de elegir, libre y sin amenazas, dónde los que deseen participar no estén en sus cargos de poder para que no se beneficie del poder que da el cargo. Si Maduro quiere participar debe renunciar inmediatamente de la presidencia y salir a la calle a buscar los votos y así lo deben hacer todos los dirigentes de los cargos del poder ejecutivo que se puedan ver beneficiados de la oportunidad que da el poder, vamos Maduro, acepta el reto, vamos Guaidó acepta el reto y que sean los venezolanos a través del voto los que decidan que Venezuela quieren.

No les tengan miedo a la gente, que esto se resuelve en una fiesta electoral y no en una esquina con una bala.

@Griseldareyesq

Esta publicación se publicó originalmente en Página 2 – LaPatilla.com – Ver artículo original

Por favor, siga y nos gusta:
error

Sobre el Autor

Admin
Haber vivido e invertido en Venezuela a tiempo completo durante los últimos ocho años y haber visitado los doce años anteriores. Estudió y siguió de cerca los desarrollos en Venezuela desde 1996.