Embajador persa en Venezuela: barcos con gasolina incautados por EEUU no son iraníes

© Sputnik / Vitaly Timkiv

CARACAS (Sputnik) — Los cuatro barcos cargados de gasolina que presuntamente fueron incautados por Estados Unidos en altamar y que según la prensa tenían como destino Venezuela no son iraníes, aclaró el embajador de la nación persa en Caracas.

«Otra mentira y guerra psicológica de la máquina de propaganda de EEUU. Los barcos no son iraníes, y ni el dueño ni su bandera no (sic) tiene nada que ver con Irán», indicó el embajador Hojat Soltani en su cuenta en la red social de Twitter.

Otra mentira y guerra psicológica de la máquina de propaganda de #EEUU.Los barcos no son iraníes, y ni el dueño ni su bandera no tiene nada que ver con #Irán.El terrorista #trump no puede compensar su humillación y derrota contra Irán con falsas propagandas. pic.twitter.com/CVBijpJc0q
— Hojat Soltani (@soltanihojjat) August 13, 2020

El diario estadounidense Wall Street Journal reseñó que funcionarios del país norteamericano le habían informado sobre la incautación de cuatro barcos en altamar, que supuestamente venían cargados con gasolina desde Irán para Venezuela.

El WSJ explica que los barcos petroleros Luna, Pandi, Bering y Bella fueron incautados «sin el uso de la fuerza militar» en los últimos días.
Sin embargo, Soltani indicó que se trata de «falsas propagandas» del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien sostuvo «no puede compensar su humillación y derrota contra Irán».
El pasado 1 de junio se comenzó a comercializar en Venezuela gasolina iraní, luego de que llegaron al país tres buques cargados con combustible y repuestos para poner en marcha las refinerías de la nación caribeña.

Esta publicación se publicó originalmente en Sputnik Mundo: noticias de última hora y de actualidad mundial – Ver artículo original

Por favor, siga y nos gusta:
error

Sobre el Autor

Admin
Haber vivido e invertido en Venezuela a tiempo completo durante los últimos ocho años y haber visitado los doce años anteriores. Estudió y siguió de cerca los desarrollos en Venezuela desde 1996.