Candidata a secretaria general de la OEA aboga por nueva estrategia para Venezuela

Últimas noticias venezuela

© AP Photo / Jose Luis Magana

WASHINGTON (Sputnik) — La excanciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa, que aspira a ser la próxima secretaria general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), destacó la necesidad de un nuevo mecanismo para resolver la crisis venezolana.

«Se necesita una nueva herramienta para el problema venezolano», dijo a Sputnik, explicando que es poco probable que se pueda obtener un resultado diferente con la misma estrategia.

En este contexto subrayó que es importante analizar todos los esfuerzos actuales para encontrar una verdadera solución de la crisis en el país latinoamericano.

Espinosa recordó que los miembros de la OEA están muy divididos respecto al asunto, lo que se debe tener en cuenta para examinar pragmáticamente la situación y entender por qué fracasaron los esfuerzos anteriores para resolver la crisis.
«Toda la situación necesita una reevaluación, incluidas todas las iniciativas actuales de varios grupos», en particular, las del grupo de contacto con participación de la UE, el diálogo iniciado por Noruega y acogido por Barbados, el diálogo en la República Dominicana y los esfuerzos del Grupo de Lima, precisó.
La excanciller ecuatoriana subrayó que el diálogo es el único instrumento de la diplomacia.
Además, en la reorganización de los esfuerzos para solucionar la crisis en Venezuela Espinosa llamó a guiarse por el objetivo final de mejorar el bienestar y el futuro del pueblo venezolano.

📇 BLOGS:El fenómeno migratorio venezolano, producto de un crimen de agresión orquestado desde los centros de poder en EEUU y Europa, ha experimentado una pérdida de atención por parte de los grandes medios mundiales.👇 https://t.co/NXXDMZ6bEa
— Sputnik Mundo (@SputnikMundo) October 29, 2019

Entre las medidas posibles, propuso realizar acciones colectivas para reducir el número de migrantes y refugiados venezolanos en el hemisferio occidental.
Venezuela atraviesa una crisis política que se agravó el 23 de enero de 2019, cuando el opositor Juan Guaidó se autoproclamó «presidente encargado» del país.
El presidente Nicolás Maduro, quien asumió su segundo mandato el 10 de enero del mismo año tras unas elecciones que la oposición califica de fraudulentas, tachó la declaración de Guaidó de intento de golpe de Estado y responsabilizó a Estados Unidos de haberlo orquestado.
Guaidó fue reconocido de inmediato por los EEUU, a los que se sumaron unos 50 países, mientras que Rusia, China, Cuba, Bolivia, Irán y Turquía, entre otros, mantienen el apoyo al Gobierno de Maduro.
Coordinación hemisférica en materia migratoria
María Fernanda Espinosa abogó por que los países del hemisferio mejoren su coordinación en materia migratoria compartiendo iniciativas exitosas.

«Necesitamos aumentar la coordinación hemisférica para trabajar mejor juntos. Básicamente, lo que propongo es crear un centro de intercambio de información sobre iniciativas exitosas en materia de migración y también de refugiados a nivel hemisférico», dijo.
La diplomática explicó que «debería ser un centro de intercambio de políticas exitosas, de proyectos y estrategias exitosas, pero también de marcos regulatorios y legales con respecto a la migración».
Se mostró convencida de que la OEA realmente puede aportar soluciones al problema de la migración porque cada miembro es un país de origen, tránsito y/o destino.

«Por su naturaleza, la migración requiere una respuesta colectiva… es un problema transfronterizo», explicó Espinosa.

Y las cifras en el hemisferio, agregó, son «aterradoras», con 13 millones de refugiados y cerca de 17 millones de migrantes.
«Estamos hablando de un gran número de personas y la OEA tiene su comisión especializada para asuntos migratorios que tiene el mandato de servir como un foro clave de la OEA», señaló.

La comisión de la OEA, prosiguió, podría fortalecer el intercambio de información con las agencias de refugiados de la ONU y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).
Además, destacó, es aún más importante trabajar en la agenda preventiva.
«Una agenda preventiva precisamente es luchar contra la pobreza y la desigualdad y construir sociedades pacíficas e incluir a los jóvenes en todos los planes y proyectos de desarrollo sostenible para el futuro», insistió.
Para Espinosa, se trata de la «acción más poderosa» que se pueda realizar para prevenir la migración no deseada.
«Tenemos que diferenciar entre migración forzada y migración donde uno quiere estudiar o viajar. Creo que la historia de la humanidad es la historia de la migración».
La diplomática advirtió que «hay mucho trabajo por hacer en el frente de la migración».

«Creo que la OEA es el lugar correcto para hacerlo. Y tenemos que asociarnos y coordinarnos con organizaciones globales que están trabajando en tales [problemas]», concluyó.

El 20 de marzo, los Estados miembros votarán para elegir al nuevo titular de la secretaría general, cargo para el que se presentan el actual secretario general Luis Almagro, de Uruguay; el embajador de Perú en EEUU, Hugo de Zelay; y María Fernanda Espinosa, quien presidió la 73 Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Para ganar la votación bastan 18 votos de los 35 Estados miembros (todos los americanos, excepto Cuba).
Espinosa encabezó distintos ministerios en el Gobierno de Rafael Correa (2007-2017). Fue canciller entre enero y diciembre de 2007, ministra coordinadora de Patrimonio Humano entre 2009 y 2012 y ministra de Defensa entre 2012 y 2013.
Además, fue la primera mujer de América Latina y el Caribe en ser elegida presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas y la primera embajadora de Ecuador ante el foro mundial en Nueva York.

Esta publicación se publicó originalmente en Sputnik Mundo: noticias de última hora y de actualidad mundial – Ver artículo original

Por favor, siga y nos gusta:
error

Sobre el Autor

Admin
Haber vivido e invertido en Venezuela a tiempo completo durante los últimos ocho años y haber visitado los doce años anteriores. Estudió y siguió de cerca los desarrollos en Venezuela desde 1996.